jueves, 19 de enero de 2017

Las familias de los colegios adheridos a la jornada continua en la Comunidad Valenciana lanzan una campaña para conocer el grado de cumplimiento de los proyectos y el número de comensales y remanente económico en los comedores con el horario intensivo.

La Conselleria de Educación revisará la orden que regula la jornada continua. Este es el compromiso que adquirió el pasado jueves el director general de Política Educativa, Jaume Fullana.
Sin embargo, no se podrá revisar para el curso 2017-18 porque ya se ha emitido la resolución, por lo que sería de cara el siguiente (2018-19).
Hay casos de madres y padres que han decidido recoger a sus hijos después del comedor al considerar que la oferta de extraescolares del centro «ha bajado de calidad y no resulta lo suficientemente atractivo». Se trata de una de las denuncias «constantes» que fue transmitida a Fullana.
Para conocer la situación de la jornada continua, se ha pedido a la Conselleria una memoria del primer trimestre realizada por los inspectores sobre el cumplimiento de los proyectos que presentaron los colegios para que se trate en la próxima mesa de padres. Del mismo modo, emprenderá una campaña para que en los consejos escolares los representantes de las familias también soliciten un balance trimestral del grado de ejecución de los programas sobre la continua y se haga lo mismo en los consejos escolares municipales y así hacer una comparativa con el trabajo que presenten los inspectores.

1,30 euros al día
La segunda acción estará centrada en el servicio del comedor escolar. Se ha solicitado a la Conselleria un estudio comparativo respecto al curso pasado sobre el número de comensales (para saber si se ha reducido desde el cambio en la organización del horario) y el remanente económico en los centros para conocer si están aumentando o disminuyendo sus cuentas.
En Valencia ha surgido una plataforma de familias que pagan el comedor -no tienen beca- y que quieren una reducción del coste que abonan ya que sus hijos no permanecen el mismo tiempo que el pasado curso en el servicio porque tras la comida se van a casa. El precio del comedor es de 4,25 euros y la Conselleria abona 1,30 euros por comensal y día para los monitores.

En el caso de estos padres -que no descartan llevar el tema a los juzgados- de las tres horas que permanecían sus hijos antes en el centro con los monitores ahora solo están una hora y media. Por ello, quieren que la cantidad de 1,30 euros que da la Conselleria sirva para descontarles el precio del comedor.